Fecha de emisión: 30 junio 2020 Andorra Land Art

CONSULTAR TARIFAS

Historia

EFEMERIDES. L’Andart

El extraordinario paisaje de alta montaña que ofrece el Principado de Andorra es el marco incomparable en el que se celebra la Bienal Internacional  de L’Andart. Un estilo artístico surgido a caballo entre las décadas de los sesenta y setenta a partir del arte conceptual y del arte minimalista, donde se aúna en solo concepto el arte, en sus múltiples manifestaciones como la arquitectura y la escultura, y la naturaleza, concebida como marco de expresión para este tipo de arte y también como el medio a través del cual se concibe y se crea la obra. Rocas, gravilla, tierra, ramas o fenómenos meteorológicos como el viento y las mareas son algunos de los elementos utilizados para elaborar la obra de este arte efímero, que integra al paisaje, como un elemento más de expresión en el conjunto de la obra.

La tercera edición de la Bienal que se celebró en 2019 tuvo como lema la práctica  del Shinrin-yoku, que podemos traducir como baños de bosque. Una práctica que invita a sumergirnos en la frondosidad de los bosques para disfrutar de los beneficios que aporta para la salud tanto del cuerpo y como de la mente.

Por este motivo, la tercera edición ha ubicado, en la zona boscosa que circunda el lago Engolasters, las 40 obras que han participado en el certamen, realizadas por artistas de dieciséis nacionalidades, especializados en disciplinas como el videoarte, la fotografía o la arquitectura, donde había artistas de relevancia internacional como Jean-Paul Bourdier, y talento local, como el escultor Toni Cruz. Esta diversidad de miradas permitió repensar la relación del ser humano con la naturaleza y remarcar el rico patrimonio natural de Andorra.

La propuesta que realizó el pintor francés Saype para el certamen, titulada Beyondwalls ha sido el motivo escogido para ilustrar el sello. Dos manos entrelazadas en un mural en blanco y negro que mide quinientos metros de largo por treinta de ancho, realizado con pintura ecológica. Forma parte de un proyecto del artista, que recorrerá distintas ciudad de todo el mundo con distintos murales de manos entrelazadas, formando así una cadena humana simbólica, la más larga del mundo, con el fin de promover el optimismo y la benevolencia entre todos los ciudadanos del mundo.

Compartir: