Fecha de emisión: 14 mayo 2020 Europa. Antigues Rutes Postals

CONSULTAR TARIFAS

Historia

EUROPA 2020. Antigues rutes postals

La orografía montañosa propia del Principado de Andorra ha condicionado desde siempre las comunicaciones con el exterior, un inconveniente al que se debe de añadir el rudo clima invernal, que en ocasiones podía llegar a incomunicar el territorio durante meses, y al hábitat disperso y aislado de su población.

No obstante, la propia naturaleza permitió una vía natural de comunicación con el cauce del río Valira, que enlaza, gracias a su curso, Andorra la Vella con la Seu d’Urgell. Correos peatones, que transportaban la correspondencia a lomos de sus mulas, transitaron esta primera ruta manteniendo la comunicación entre los las dos poblaciones.

En 1730, la Seu cuenta con su propia estafeta postal que canaliza el correo, tanto el  dirigido a los valles de Andorra como el procedente del Principado.

A falta un reparto oficial, son los propios destinatarios los que deben recoger la correspondencia, tras el aviso que hacía el encargado del Consell General a las distintas casas.

Entre 1750 y 1780 se decide que la persona encargada del correo en el Consell General ofrezca un servicio, no oficial,  de entrega y recogida del correo a las poblaciones de los valles. Poco después se establece el sistema de correos peatones que con sus mulas, llevan el correo, dos veces por semana, desde Andorra la Vella y Sant Julià de Lòria hasta la Seu d’Urgell.

En 1877, España nombra a Tomás Rossell i Moles, del Hosta de cal Calones,  encargado oficial, que además de vender sellos para su uso en el Principado, recoja y entregue la correspondencia proveniente de la Seu.

Esta estructura se mantendrá hasta que en 1927, una Real Orden crea en Andorra la Vella una Administración Central con personal del Cuerpo de Correos formada por seis carteros, varios peatones  e incluso una conducción en automóvil desde Andorra la Vella hasta Encamp.

La inauguración en 1913 del tramo de carretera que unía la Seu d`Urgell con Andorra la Vella permitió sustituir el transporte de  mulas por los primeros autobuses y automóviles.

Compartir: