Fecha de emisión: 04 agosto 2020 Paisatges. Collada dels Meners

CONSULTAR TARIFAS

Historia

PAISAJES. PAISATGES. Collada dels Meners

Uno de los paisajes más dramáticos que es capaz de ofrecer la naturaleza del Principado de Andorra es el que se puede contemplar en el collado dels Meners. Un paisaje teñido por infinidad de tonos ocres y rojos que delatan la gran cantidad de óxidos presentes en la zona, aprovechados a lo largo de siglos por el hombre, en multitud de explotaciones mineras.

Entre los siglos XVII y XIX, la zona fue la principal región minera de Andorra, con explotaciones a cielo abierto en los inicios, para posteriormente extraer el mineral directamente de los filones del subsuelo, a los que había que llegar horadando el suelo con galerías que han llegado a formar todo un entramado de túneles y pasadizos estrechos que se abren,  en ocasiones,  a salones irregulares de hasta cuatro metros de ancho y tres metros de alto, donde se localiza la veta de la que se  obtenía el mineral. En la actualidad, los accesos a las galerías ha sido cancelados por motivos  de seguridad, aunque a simple vista es todavía posible observar las llanuras artificiales que formaron los mineros frente a las bocas de las galerías,  con los residuos y las cabañas que ocupaban mientras trabajan en primavera y verano. Se organizaban en cuadrillas que no superaban los cinco trabajadores, provenientes en su mayor parte desde la región de Arieja, quedando constancia de que hacia 1750 había siete compañías trabajando de forma simultánea.

La collada dels Meners se abre a más de 2.700 metros de altitud, entre cumbres como el pico de la Serrera o el de la Cabaneta, y delimita con su cresta las parroquias de Ordino y Canillo y permite el paso al valle de Ransoll desde el Parque Natural de la Vall de Sorteny, en la vertiente occidental.

El motivo del sello reproduce una fotografía realizada por el fotógrafo Jordi Soler, donde se aprecian las cimas que rodean el paso de montaña.

Compartir: