Fecha de emisión: 12 febrero 2021 Cultura Popular. Arlequins de Canillo. Principat d´ Andorra»

CONSULTAR TARIFAS

Historia

CULTURA POPULAR. Arlequins de Canillo

La festividad de carnaval que se celebra en la parroquia de Canillo tiene como protagonistas a unos personajes llamados arlequines que, ataviados de forma estrafalaria y de vivos colores, recorren la población al ritmo de la música y arrojando confetis.

Se desconoce el origen de esta tradición, pero gracias a fotografías y a otros documentos, se puede rastrear hasta principios del siglo XX, cuando, según la opinión más generalizada, fue importada por trabajadores de Canillo que tuvieron que emigrar a Francia.

En su origen se disfrazaban únicamente los hombres, con unos vestidos que se confeccionaban en los hogares a base de retales de distintas formas y colores que se cosían sobre un pijama o ropa de color claro, sobre los que a su vez, se añadían flores y cascabeles. Antaño, un sombrero plano de color blanco remataba el atuendo, se ataban grandes cascabeles en los tobillos y en la mano portaban una fusta que la hacían chasquear al ritmo de las canciones. Una careta de malla metálica o pintada cubría el rostro, completando de esta forma el disfraz de arlequín.

En la actualidad, una capucha sustituye el sombrero, el maquillaje a la máscara y en vez de usar la fusta, arrojan confeti y harina.

Los arlequines podían aparecer en cualquier momento de la celebración, aunque su aparición principal sucediera después de colgar al carnestoltes, el rey del carnaval, y comenzaran a desfilar por las calles de la parroquia. Organizados en cuadrillas, recorrían las calles de casa en casa, para “robar l’olla”, y convidar a todos aquellos que quisieran sumarse al desfile.

En la actualidad, es una tradición singular y participativa, que pervive entre pequeños y jóvenes que disfrutan recorriendo Canillo sobre carrozas, y que desde 2010 está considerada como una muestra cultural protegida, clasificada como Fiesta de Interés Cultural.

 

Compartir: