Fecha de emisión: 01 octubre 2020 12 meses, 12 sellos. Melilla

CONSULTAR TARIFAS

Historia

12 MESES 12 SELLOS. MELILLA

Las dos iniciales que sobresalen del sello dedicado a Melilla, apelan a la nostalgia que provocan las viejas matrículas de automóvil, utilizadas en España hasta el año dos mil, que permitían identificar al vehículo con su provincia de origen.

El mosaico de imágenes que dan forma a las dos iniciales, muestra algunos de los atractivos que ofrece la Ciudad Autónoma de Melilla a todo aquel desee visitarla.

Historia, arte, arquitectura y gastronomía, se reparten entre las dos letras, que destacan sobre una panorámica de la Cala de Trápana, con algunas de las casas de Melilla la Vieja y el Faro Viejo de Melilla, que se puede ver ampliado en la letra M.

El casco antiguo permite callejear por la historia antigua de la ciudad, accediendo desde la Puerta de Santiago, cuya imagen se puede apreciar en el primer trazo agudo de la primera inicial. Construida en 1549 por el ingeniero Miguel de Perea, está protegida por un foso, que sortea un puente levadizo, construidos ambos más de un siglo después. Un escudo del emperador Carlos V preside el acceso a la vieja ciudad.

Una vez dentro de la ciudadela, podemos visitar las monumentales Cuevas del Conventico, cuya construcción realizada en el siglo XVIII, tenía como finalidad, proteger a la población en momentos de peligro, como sucedió durante el Sitio de Melilla en 1774. Están divididas en tres niveles, siendo el inferior el más llamativo por la amplitud de las naves.

Por encima de los tejados de Melilla la Vieja, sobresale la espadaña de la Iglesia de la Purísima Concepción. Construida en 1657, ha sufrido a lo largo de los siglos, el envite de  terremotos y temporales que han obligado a restaurar y reformar la  construcción en varias ocasiones.

La Melilla Modernista aúna las dos iniciales, con una imagen de la fachada de la Casa de David J. Melul. Obra del arquitecto Enrique Nieto, está considerada como la obra cumbre del modernismo floral melillense y como uno de los mejores exponentes del modernismo español de principios del siglo XX. Catalogado como Bien de Interés Cultural, forma parte del Conjunto Histórico Artístico de la Ciudad de Melilla.

La gastronomía que se puede degustar en Melilla está representada por la pastela, un curioso plato elaborado con una especie de masa de hojaldre y pollo, que se espolvorea con azúcar glasé y con canela. 

La franja inferior del sello toma el color azul de la bandera de la Ciudad Autónoma, sobre la que se ha impreso el logotipo del 40 aniversario de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Melilla, fundada en 1979 por la Universidad de Granada.

Compartir: