Fecha de emisión: 30 junio 2020 150 Aniversario del Real Club de Regatas de Santander

CONSULTAR TARIFAS

Historia

150 ANIVERSARIO DEL REAL CLUB DE REGATAS DE SANTANDER

Durante la segunda mitad del siglo XIX, los hijos de los grandes comerciantes, de navieros y consignatarios comenzaron a reunirse en tertulias relacionadas con las excursiones que realizaban a El Astillero y el río Cubas.

Lideradas por Martín Ruiz Marqués y formada por más de cuarenta tertulianos, el 28 de mayo de 1870 decidieron fundar el Club de Regatas de Santander.

Tuvo su primera sede en el número 11 del Muelle hasta que se trasladaron a su actual sede en la plaza de Pombo, en el único palacio del siglo XVIII que hay en el centro urbano, construido en 1884 siguiendo el proyecto del arquitecto Atilano Rodríguez y que constituye una muestra singular del patrimonio arquitectónico de la ciudad.

En 1893 se organizó la primera regata de vela en España que tenía como premio el trofeo conocido como La Copuca, hasta que en 1899 el balandro Lin pudo quedarse con la copa ya que la había ganado en tres ocasiones. Tras esto, el club pondría en juego un nuevo trofeo, la Copa Gallo, una copa de plata donada por Manuela Bustamante, viuda de Gallo. En esta ocasión dicha copa no sería obtenida en propiedad por ninguna embarcación, sin importar el número de victorias. El balandro Sidora III fue el primer vencedor de la competición, que se mantuvo hasta 1917.

En 1927 el Real Club de regatas se escindió y se creó el Real Club Marítimo de Santander siendo Alfonso XIII su presidente de honor. Fue este nuevo club quien organizó desde entonces las regatas y las actividades deportivas.

Hoy día se dedica a celebrar actividades culturales y de recreo para sus socios que pueden disfrutar de sus instalaciones como la maravillosa biblioteca, la hemeroteca o de la sala de exposiciones.

El sello con el que Correos quiere celebrar el 150 aniversario de la fundación del Club de Regatas de Santander, presenta la imagen de una embarcación de vela que, al mover el sello, gracias a su impresión lenticular con movimiento, navega sobre el mar santanderino.

Compartir: