Fecha de emisión: 02 octubre 2020 Reconocimiento. Coleccionistas filatélicos

CONSULTAR TARIFAS

Historia

COLECCIONISTAS FILATÉLICOS

Según la definición del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, la Filatelia es el “coleccionismo y estudio de sellos de correos por afición”.

Son muchas las personas que a lo largo de los años se han sumergido en el apasionante mundo de los sellos, convirtiéndose no solo en una afición, como señala la R.A.E., si no incluso, en una forma de vida.

El interés por el coleccionismo de sellos, se inició casi a la vez de la aparición del primero de ellos en Reino Unido en 1840.

El término que hacía referencia a esta actividad, nació dos décadas después, en 1864, cuando Gustave Herpin utilizó el término “philatélie” en un artículo de la revista Le Collectioneur de timbres-poste, refiriéndose con él al coleccionismo de sellos como tal.

El origen de palabra surge de juntar los términos griegos ‘philo’ (amor, amigo, amante) y ‘atéleia’ (exento de impuestos o tributo).

Aunque no se tiene constancia de quiénes fueron los primeros coleccionistas de sellos, sí que existen noticias que hablan sobre personas, que pocos años después de que naciese el sello, publicaban anuncios en la prensa de la época solicitando intercambiar correspondencia con otras personas, con el fin de recibir sellos y así coleccionarlos.

Hoy día el coleccionismo de sellos sigue teniendo sus fieles seguidores. Cada año, en distintos países del mundo, se celebran exposiciones filatélicas que reúnen a aficionados de muchos países alrededor de estas pequeñas estampillas.

En España, la EXFILNA es un acontecimiento esperado cada año por los coleccionistas nacionales e internacionales, donde además de poder disfrutar de colecciones de particulares, se dan a conocer novedades, cada vez más innovadoras, que revolucionan el mundo de la filatelia.

El sello con el que Correos quiere homenajear a los coleccionistas filatélicos tiene como protagonista la famosa pintura The Philatelist, obra del pintor suizo François Barraud, del año 1929. Además, está impreso con un efecto lupa que lo hace más especial si cabe.

Compartir: