Fecha de emisión: 26 abr, 2024

Patrimonio Mundial. Sevilla. Real Alcázar.

CONSULTAR TARIFAS

Patrimonio Mundial. Sevilla. Real Alcázar.

HISTORIA

El Real Alcázar de Sevilla es el Palacio Real en uso más antiguo del mundo. Mil años han ido configurando el laberinto que sus diez hectáreas de palacios y jardines brindan al visitante. Sin dejar atrás sus muros, es posible viajar en el tiempo y recorrer todos los estilos artísticos que nos trajeron Oriente y Occidente, al ritmo que marcan los aguamaniles de sus fuentes. 

Si bien donde hoy se alza el Real Alcázar estuvo hace dos milenios el puerto de la antigua Híspalis romana, el origen del Al-Quasar tal y como hoy lo conocemos podemos fijarlo en el siglo XI, coincidiendo con el nacimiento del Reino de Sevilla y la llegada al trono de los reyes de la dinastía Abadí. Desde entonces hasta hoy, cada monarca dejó su impronta en el monumento a través de ampliaciones, reconstrucciones y modificaciones, legándonos una inigualable amalgama de culturas grabadas en piedra, ladrillo y cal. 

El Palacio Gótico de Alfonso X el sabio, donde el monarca castellano escribió algunas de sus obras más recordadas y donde vivió un siglo después María de Padilla; el Palacio Mudéjar  de Pedro I, construido por artistas islámicos para un rey cristiano y financiado por banqueros judíos. Las tres culturas del mediterráneo unidas para honrar la memoria de un rey traicionado por todos. La Casa de la Contratación, donde Magallanes habitó y preparó la primera circunnavegación de la Historia; Donde Américo Vespucio enseñaba a los nuevos capitanes de la Mar Oceana a llevar a cabo las primeras rutas transatlánticas. Y donde los mejores cartógrafos, lápiz en mano, iban completando el mapa de nuestro planeta. El Jardín de los Poetas, donde Lorca recitó por primera vez su recordado Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, y Cernuda escribió su obra Ocnos. 

En definitiva, una joya del patrimonio universal, que ahora tiene el honor de ser inmortalizada en una hoja bloque calcográfica con la imagen del Patio de la Doncellas. Este patio fue el centro del espacio público del Palacio del Rey Don Pedro I. La obra original del siglo XIV corresponde a la galería baja. Rodea este magnífico espacio, una galería de arcos poli- lobulados, uno de los motivos decorativos más característicos de la dinastía almohade, junto con la decoración de paños de sebka. La concha (símbolo de fertilidad y vida), la mano de Fátima, (sinónimo de protección), composiciones geométricas de lazo, decoración vegetal esquematizada y cartelas con epigrafía árabe de estilo cúfico completan el conjunto. Los escudos de los monarcas españoles rematan la decoración de esta galería. Un zócalo de cerámica recorre la parte inferior del muro, realizado mediante la técnica del alicatado. La parte central del Patio de las Doncellas estuvo cubierto con una solería de mármol, con una fuente renacentista en la parte central durante casi 500 años. Después de las excavaciones de 2005 se muestra tal y como se creó en el siglo XIV.

La planta alta es una ampliación posterior que hacen los Reyes Católicos. El Rey Carlos I de España, V de Alemania, hace una gran reforma en el Alcázar, con motivo de su boda.